Boeing celebró anoche la salida de la cadena de montaje del último 747. Atlas Air será su usuario desde 2023.

1.574 Boeing 747 han salido de la cadena de montaje en la localidad de Everett, al norte de Seattle a lo largo de casi 55 años desde que el primero de ellos comenzó su viaje a lo largo del mayor edificio del mundo por volumen, y que se construyó a su alrededor.

Cuando Boeing lanzó el B-747, este enorme avión comercial, que duplicaba en tamaño al más grande entonces, pronto fue bautizado extraoficialmente como Jumbo. Jumbo es la palabra que en países angloparlantes es sinónimo de algo muy grande. Procede del nombre de un enorme elefante que, tras ser exhibido en dos zoos (París y luego en Londres), fue vendido al circo de P.T. Barnum, y que murió arrollado por una locomotora a los 24 años de edad.

El B-747 no nació libre de problemas. Para su producción Boeing tuvo que construir una nueva factoría. La fabricación de los primeros componentes, en la misma factoría y el montaje del primer ejemplar comenzaron incluso antes de que se acabase de construir y equipar el edificio; y luego tras unos pocos vuelos de prueba, se demostró que los también gigantescos (para la época) motores que montaba, se deformaban por su propio peso. Decenas de ejemplares se apilaban en la plataforma de la factoría a la espera de que Pratt & Whitney, fabricante de los mismos hiciese las modificaciones precisas para que los motores siguiesen siendo redondos y no ovalados.

La factoría de Boeing en Everett. Los diferentes colores del techo señalan las ampliaciones realizadas.
Principio de los años 70. Los Boeing 747 aparcados a la espera de sus motores.
Rollout del primer Boeing 747.
El último Boeing 747 listo para abandonar el edificio de montaje.
Un Boeing KC-46A cede paso al último B-747 al salair de la cadena de montaje.
El penúltimo Boei ng 747 durante su entrega a Atlas Air. El último llevará los mismos colores.

Fue el 30 de septiembre de 1968, 55 años y 68 días antes de esta último rollout, cuando Boeing presentó al mundo al B-747, en una ceremonia ya con el avión pintado y luciendo los emblemas de sus compradores en el fuselaje.

Tras la fiesta, y las pruebas en tierra, el 9 de febrero de 1969, volaba por primera vez. Menos de un año después, tras su certificación, Pan Am lo ponía en servicio el 22 de enero de 1970.

Quizás, sea solo casualidad que tres días antes de la salida de fábrica del último B-747 se cumplieron 31 años del cierre de Pan Am.

Aquel primer Jumbo descansa hoy en el Museo del Vuelo de Seattle en Boeing Field, donde Boeing tiene uno de sus centros de pruebas previas a la entrega de aviones, y el centro de entregas del B-737.

Cuando Boeing anunció que fin de la producción del B-747, la familia de este cuatrirreactor estaba formada por seis modelos básicos, con tres longitudes de fuselaje: los 100, 200, 300 y 400; el SP (más corto); y el 8 (más largo).

Ahora, el ultimo “B-747 ha abandonado el edificio”. Un edificio que tras el B-747 fue ampliado para acoger las cadenas de montaje de los B-767, B-777 y B-787 hasta alcanzar un volumen interno de 13.385.378 metros cúbicos. Este volumen es 2,375 veces el de la factoría donde Airbus montaba el A380 en Toulouse, o casi 13,4 veces el volumen estimado del estadio Bernabeu del Real Madrid.

Originalmente, el edificio tenía unos 3.500 metros cuadrados de superficie. Hoy casi 400.000 metros cuadrados.

La producción de este último Boeing 747, número de serie 67150 y número de fuselaje 1574 comenzó oficialmente el 28 de septiembre cuando las secciones que forman el fuselaje y las alas fueron situadas en las gradas de montaje para unirlas entre ellas. Ello supone que han sido 69 los días que ha pasado en la cadena de montaje, la cual ha ido siendo desmantelada según el avión iba abandonando las posiciones de trabajo.

Ahora comenzará el período de pruebas en tierra de los equipos y sistemas del avión, y luego se realizará el primer vuelo. Tras esto el avión, volará, presumiblemente, a Portland, para ser pintado con los colores de Atlas Air, su comprador, y títulos de Kuehne-Nagel, una empresa de transportes suiza que ha firmado un contrato con Atlas Air para el wet lease de este y el penúltimo B-747 salido de la cadena de montaje. Además, según algunas fuentes estadounidenses, se añadirá en su fuselaje una imagen de Joe Sutter, ingeniero jefe de diseño del avión y muchas veces referido como el padre del B-747.

Finalmente, tras las últimas pruebas y el vuelo de aceptación, Atlas Air lo pondrá en servicio muy posiblemente hacia el final del primer trimestre de 2023.

La entrada Sale de fábrica el último Boeing 747 Jumbo se publicó primero en Fly News.

from Fly News https://ift.tt/AHRzklm
via IFTTT